Las galletas Oreo, son las favoritas de los estadounidenses y son tan adictivas como la cocaína y la morfina pero con mayor peligro, debido a la facilidad con que se pueden encontrar. así lo revelo un estudio.

La filial local de la cadena ABC en San Diego  así lo detallo este miércoles que de acuerdo con una investigación de laboratorio, las galletas sandwich de chocolate  con centro cremoso son tan adictivas como los estupefacientes más potentes.

Joseph Schroeder, un neurocientista, declaró  que ese carácter adictivo “puede explicar por qué la gente las busca tanto, a pesar de que saben que les hace daño”.

El alto contenido en grasa y alto nivel de azúcar en las galletas es una combinación que los científicos consideran que estimula el cerebro tanto como las droga potentes.

El estudio del Colegio de Connecticut contradice la imagen tradicional de las Oreo en mensajes de televisión, en los que pequeños consumidores generalmente en compañía de sus padres o abuelos, saborean las galletas que, invariablemente, sumergen a un vaso con leche antes de comerlas.