El consumo de agua embotellada ha alcanzado altos niveles de glamour en las naciones desarrolladas.