Aunque hay indicios de una mejoría económica, la persistencia el desempleo, y los efectos de los cambios en materia fiscal no sugieren una recuperación significativa de la demanda interna, aseguró el Banco de México.