La ejecución de Edgar Tamayo es un mal precedente respecto a seguir un debido proceso para cualquier persona, consideró el presidente Enrique Peña Nieto desde el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza