Joseph Blatter quiere evitar a toda costa que le vuelvan a chiflar y abuchear de manera total como en el estadio de Brasilia en 2013.