Ebrard, recordó que la construcción de la línea del Metro fue certificada por un consorcio alemán y no tiene ninguna responsabilidad en las fallas