Este martes Rusia presentó cargos de piratería contra activistas de Greenpeace los cuales trataron de abordar una plataforma de perforación petrolera en el Artico, propiedad de la compañía Gazprom.