La Junta Internacional advirtió que con esa medida México violaría los tratados internacionales que ha firmado; además significaría un riesgo para la salud pública