La super modelo australiana de 30 años fue invitada por una marca italiana a desfilar a una Expo de moda en Antalya, Turquía, donde usó un muy caro collar