La deuda deriva del hecho de que en Venezuela rige un control de cambios y los importadores deben esperar a que el Estado les otorgue los dólares para pagar sus cuentas en el exterior.