La cantante, ingreso al centro The Meadows, en Arizona, a principios de este 2014, entró a la clínica no porque tuviera problemas con drogas, así lo dio a conocer la revista People.