El prolífico negocio del agua embotellada en el mundo, que ha dado pie a muchos excesos en los países desarrollados.

En 2007, en Chappaqua, estado de Nueva York, se abrió el café “Via Genova”, dedicado a la venta y degustación de aguas embotelladas de todos los lugares genova-dining-areadel mundo.

Del agua francesa “Watwiller” al agua canadiense “10 Thousand BC”, con una alta reputación por su extrema pureza, pasando por la excéntrica “Bling H2O”, en una botella con incrustaciones de cristales Swarovski; una gama de 80 productos diferentes estaban propuestos con una impresionante variedad de precios.

A mediados de Julio de 2012, otro lugar consagrado al consumo “gourmet” del agua abrió en el East Village de Manhattan.

Llamado “Molecule”, el establecimiento vende agua de la llave filtrada por una máquina valuada en 25 mil dólares que somete el líquido a un tratamiento en siete etapas: usa rayos ultravioleta, tratamiento al ozono y osmosis inversa con el objetivo final de crear H2O pura. Una botella de medio litro de agua cuesta 2.50 dólares.

agua-10-thousand-bcEn lo que se refiere al agua embotellada de “lujo”, una botella de un litro de la marca “10 Thousand BC” vale 30 dólares. El argumento es que es un agua procedente de glaciares del norte canadiense.

De la marca “Bling H2O” hay precios de 25 dólares hasta la cifra extravagante de dos mil 600 dólares (aunque literalmente todo está en la botella: la más cara es parte de la “colección Dubai”, cubierta con 10 mil cristales Swarovski).

Sin embargo, el agua neoyorquina no es insalubre. De acuerdo con el diarioWall Street Journal, Christopher Gilbride, del departamento de protección medioambiental de la ciudad de la Nueva York, afirmó que “el agua de la llave de esa ciudad es una de las más seguras y de calidad más alta en el mundo, un estándar que confirmamos a través de más de 500 mil pruebas cada año”.

Marcas famosas tales como la francesa “Perrier” o la estadunidense “Fiji”, embotellada en las islas del mismo agua-bling_TINIMA20111205_0961_5nombre, conquistaron a un público de clase media alta. Y más que una necesidad, el agua embotellada se convirtió en un símbolo de pertenencia social.

La estadunidense Annie Leonard, experta en materia de comercio internacional, cooperación internacional, desarrollo sustentable y salud ambiental.

Pruebas sobre el agua pública de Cleveland mostraron que es más pura que la de la marca Fiji, y en lo que se refiere al sabor varias pruebas ciegas colocaron el agua de la llave en primera posición.

El líder mundial del agua embotellada es la compañía agroalimenticia suiza Nestlé: está presente en todos los continentes y está dotada de una capacidad de distribución considerable.

El presidente de Nestlé, Peter Bracbeck-Letmathe, explicó su punto de vista sobre el agua y su distribución: “una opinión extremista sería percibir el agua como un derecho para todos”. Más bien, piensa que lo moderado es ver el agua como “un producto alimenticio, que entonces debe tener un valor mercantil”.

Dentro de la fábrica, la compañía perforó dos pozos y desde entonces, el agua del pueblo se volvió sucia, y más preocupante aún, el nivel de la capa freática pasó de ser perforada de 30 a 120 metros de profundidad entre 2001 y 2011.

Las leyes alrededor del derecho a perforar pozos o comprar un terreno para hacerlo son muy borrosas en Pakistán, y comienza a ser urgente cuestionar este status quo, de acuerdo con el abogado Ahmad Rafay Alam que aparece en el documental “Bottled Life”.