Estados Unidos continua paralizado por grandes acumulados de nieve y hielo provocados por un vórtice polar, que perdió fuerza pero dejó a su paso al menos 21 muertos en los últimos días, así como una impresionante vista de las cataratas del Niágara congeladas.