El prototipo, se tardará al menos cinco años en comercializarse, es uno de varios dispositivos médicos que están diseñando las compañías para facilitar a los diabéticos