Este cierre de año Samsung nos sorprendió con la presentación de una gigantesca televisión de 110 pulgadas con una resolución cuatro veces mayor que las de alta definición actuales.