"Todo este problema de abusos contra menores es una herida que daña a la Iglesia y a la comunidad de la fe", reconoció monseñor Silvano Tomasi, representante de la Santa Sede ante Naciones Unidas en Ginebra, de la jerarquía católica sobre casos de pederastia.