Gloria Álvarez: Izquierda e Intolerancia

por página del autor

0 comments Noticias

Circula en redes sociales una solicitud para change.org en la cual solicitan que se “aplique” el artículo 33 a Gloria Álvarez, politóloga y comunicológa guatemalteca.

Ella se define como libertaria y se ha forjado una fama relativa escribiendo, hablando ante el micrófono, cámaras y audiencias a favor de un sistema económico de corte liberal y capitalista denostando al populismo y sus políticas.

En Latinoamérica, y en especial en nuestro país, estos son temas que generan mucha controversia y que siempre encontrarán promotores así como detractores. Es por ello que los videos de Álvarez que son publicados en redes sociales siempre generan polémica.

Ahora la analista de 32 años, que se encuentra en México en una especie de “Gran Tour”, está sufriendo de la furia de redes ya que, para muchos, esta es una maniobra más del gobierno para desacreditar a Andrés Manuel López Obrador.

Por una parte la exigencia es la de “aplicar el 33”, acción que al parecer nadie sabe siquiera como funciona y la ven como una especie de herramienta para deshacerse de quien no opina de la misma manera.

Lo interesante de todos estos que exigen la expulsión de Álvarez es su capacidad para escuchar opiniones diferentes y diversas. Para ellos el simple hecho de no comulgar con las ideas de izquierda es sinónimo de crimen y de “inmiscuirse” en asuntos internos.

El clásico “si no estás conmigo, estás contra de mi”, forma de pensar y de actuar que nada tiene que ver con las ideas de izquierda que –al menos eso tengo entendido- buscan ser incluyentes y abiertas a opiniones distintas.

Ya hemos hablado antes de aquellos que lucha por la libertad de expresión siempre y cuando sea la que a ellos les gusta.

Sin embargo, lo que más llamó mi atención de manera muy negativa, es la serie de calificativos que le brindaron a la conductora por el simple hecho de manifestar una ideología diferente: puta, perra, arrastrada, lame huevos… el desfile de calificativos parece interminable y TODOS son de corte sexista.

El pecado de Álvarez no es nada más el de pensar diferente que muchos seudo-izquierdistas; su pecado es el de SER MUJER y pensar diferente.

Lo más curioso del tema es que fueron este tipo de berrinches los que han transformado a una oradora de nivel medio en toda una personalidad de la derecha. Los que no habían escuchado de ella ahora se preguntan la razón por la que la izquierda salvaje de este país le tiene tanto miedo.

No es que yo crea que esta mujer tiene toda la razón en sus disertaciones sin embargo, el simple hecho de descalificarla y atacarla por su pensamiento o por su sexo, habla muy mal de algunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *